martes, septiembre 11, 2007

Día de la Historieta en la EAH













Finalmente, y como no podía ser de otra forma debido a la inmutabilidad del tiempo, llego el 8 de Septiembre y con él, la primera maratón de historietas.
Los participantes de ambos sexos, cincuenta jóvenes (de los casi cien que se anotaron) de entre 15 y 30 años, fueron llegando tímidamente a las 11 hs. Algunos, seguramente ganados por la ansiedad, llegaron incluso antes y debieron esperar pacientemente a que termináramos de organizar todo. A las 11:00 comenzamos a repartir los números para que retiraran el prometido desayuno y se fueron acomodando en las aulas destinadas para el evento. Una vez acomodados, empezamos a armar los equipos. Muchos vinieron con amigos y el equipo formado, pero otros fueron mas osados y armaron grupos con gente a la que no conocían pero a sabiendas que los unía este amor por la historieta y la pasión de crear. Este, si se quiere, fue uno, sino el mayor, de los logros de la jornada.
Una vez armados los equipos, repartimos el material de trabajo y ya sobre el mediodía repetimos las consignas:
- las historias debían ser de clasificación ATP (aptas para todo público)
- el tema era libre (respetando la anterior)
- debían realizar una historia completa de por lo menos cinco (5) páginas
- se entiende por historieta integral realizando guión, lápiz, tinta y rotulado.

Hubo chistes y muchas risas. El día no podía empezar mejor. A la orden de largada, todos, sin excepción, se concentraron en dar lo mejor para no solo vencer el desafío de hacerlo en las nueve horas, sino también para que la obra resultante reflejara todo su potencial creativo.
De los diez equipos que se armaron, solo uno desistió cerca de las 20:00 porque les faltaba una página y media de lápiz, mas todo lo demás. Una lastima que se dieran por vencidos. El resto (alguno se extralimito unos pocos minutos) completo con éxito el desafío. Como resultado tuvimos nueve equipos con una historia completa cada uno. El primero en terminar lo hizo bastante temprano, apenas pasadas las 20:00, con lo cual le imprimió una buena dosis de competitividad al resto: ninguno quería ser el último.
Debo decir que estoy absolutamente maravillado de lo vivido el sábado: no solo vinieron a participar motivados por el desafío, sino que vinieron con ganas de crear, con ganas de pasarla bien, de conocer a otras personas con las que comparten los mismos intereses aun sin saberlo. Vinieron chicos y chicas, con gustos tan variados como sus personalidades. Algunos dibujan manga, otros comic americano y otros les va mejor el estilo europeo. Incluso hubo grupos que no se amedrentaron en mezclarse y pude observar como el ida y vuelta generado en el debate del qué y cómo realizar la historia los enriqueció aunque no fueran conscientes de ello.
El entusiasmo que vi fue impresionante: era casi un entusiasmo infantil. Quiero decir, se notaba que lo estaban disfrutando, que hacían lo que les gusta hacer. Me maravillaron, tanto como creativo y como docente.
Demás esta aclarar que el saldo fue positivo: si hasta lamentaban tener que esperar un año mas para la próxima maratón. Y en cuanto a esto... no, mejor no digo nada porque pueden tomarlo como una promesa.
El segundo logro importante es que ellos mismos se dieron cuenta y reconocieron el propio potencial creativo, siendo capaces de hacer en nueve horas lo que normalmente lleva días.
Quiero agradecer a los chicos de Pit Bros Productions que se acercaron a apoyar el evento mostrando sus revistas; a Martín Casanova de Domus Editora que quiso estar pero una falla logística le impidió llegar; a Rubén Meriggi, que de no mediar un compromiso previo para estar en Tucuman se habría hecho presente junto con el equipo de Thalos; a Omar Trisciuzzi de Gárgola Ediciones, que nos apoyo con sus contactos de Prensa; a Alejandra Márquez, que junto a Fabio Blanco y el equipo de la Comisión Día de la Historieta apoyaron la idea, tanto en difusión como en presencia; a Lucio Greco y su programa "Bueno Nada" de FM El Faro, que entrevista mediante permitieron la difusión; lo mismo a Horacio Fernández que nos puso en contacto con el equipo del programa "Esperando a Norman" de AM 1110, quienes nos hicieron una entrevista telefónica en vivo; a Mariano Chinelli, que facilito imágenes de la primer portada de HORA CERO SEMANAL y la contratapa con el manifiesto de Oesterheld, imágenes que por problemas técnicos no pudieron exponerse pero que están gracias a su ayuda; a los alumnos que se sumaron ya desde la participación, ya desde la comprensión, porque los cursos estables no tuvieron clases; gracias a los docentes, que estuvieron presentes apoyando a los participantes y ayudándolos con cuanta duda o consulta iba apareciendo y que, encima, van a tener que ir recuperando la clase perdida; gracias especialmente a Marcelo Valentini, que dijo me quedo hasta el final; gracias a Claudia, nuestra Eahla; a Sergio, que no le importo extralimitarse en sus funciones y corrió de un lado a otro a la par nuestra ayudando en todo lo que podía; gracias a Malvina, nuestra administrativa que también se quedo hasta el final, siempre cordial y entusiasta; gracias a los directivos de la Escuela, que apoyaron la idea desde el principio; a Hernán Cabrera, que desde Portalcomic también nos ayudo en la difusión al igual que Marcelo Pulido desde su Historieteca; a las comiquerias que nos permitieron colgar los anuncios; y, con la seguridad de olvidar a alguien, gracias a todos los que apoyaron, difundieron y aportaron sugerencias.
Pero especialmente gracias a los que participaron, quienes pasaron y nos hicieron pasar un Día de la Historieta lleno de emoción.

Gustavo Schimpp
Coordinador - Escuela Argentina de Historieta

1 comentarios:

Ligia dijo...

Sí! Realmente un síntesis admirable. Fué un día magnífico, lleno de buenos momentos, risas, charlas, chusmerios, me encantó. Fué un placer hacer historieta de esa forma (aunque por el contrario a lo que dice aca yo no creo haber podido dar lo mejor),con el tiempo mejoraré. Muchas gracias por todo, la pasé genial, toda la gente (no sólo los participantes, mis pares) sino que los profesores, muy generosos, atentos, humildes y serviciales, un lujo total!

 
Volver arriba